Fossil no es el tipo de música que quieres escuchar en una tarde alegre porque aplastará tu corazón. Fossil te hará sentir miserable por días, tal vez meses; te hará preguntarte el verdadero significado de todas las trivialidades cotidianas y frente a las tragedias brutales de sus letras, los problemas que no te dejaban dormir parecerán irrelevantes. Igual vale la pena escucharlo.

Fossil - Mexico City Midnight EP

Quería hablar de The Devil Tree, el nuevo EP de Fossil, pero ya salió hace como un mes y eso, para los estándares de Internet, ya es historia antigua. En lugar de eso prefiero hablar del proyecto y sus tres EP’s, que son de lo más impresionante que me ha pasado en los últimos meses.
Fossil es un artista de Galveston, Texas. Casi no da entrevistas y su identidad es casi desconocida. Él mismo admite que su trabajo es más cercano a la poesía y al spoken word que a la música. La primera vez que entré a su bandcamp, aún sin haber escuchado nada suyo, supe que me había encontrado con una sólida identidad moldeada por el caos. Fossil es como esa conciencia atormentada que la gente que comparte frases célebres en Facebook se imagina de los artistas, se nota desde sus portadas, de un minimalismo desencantado, hasta la descripción de las canciones, con typos, abreviaturas inverosímiles y puntuación arbitraria, pero con una redacción impecable.

 

Esta canción apareció en Portals Music y fue lo primero que escuché de él. Quedé mudo por el impacto y ni siquiera había escuchado su pieza más demoledora. En The Times They Never Change, Fossil habla de un amor condenado y una tragedia que lo hizo huir a California, donde pasó años peleando en callejones hasta ganar dinero suficiente para volver a su pueblo natal. Todo es perfecto, desde el sample hasta el sonido de la lluvia que te hace sentir en la carretera, huyendo en medio de la niebla, quizá persiguiendo tiempos más difíciles, pero lejos de casa.

…when we lost our baby i fled to cali
didn’t stop crying till i got to uncle benny’s alley
84 weeks of backstreet brawls
broken jaws
benny told me i was one of the best fighters he ever saw

 

Esa canción viene en el Mexico City Midnight, que comienza con Night Drive, el poema más duro de los tres EP’s.
Primero se oye un diálogo de Enter the Void y, apenas comienza la música, Fossil cuenta cada decepción y tragedia con la que se ha encontrado. Verso por verso es un putazo al corazón,  cada estrofa, una tras otra, marca el ritmo incansable de un maratón del desamparo. Fossil sufre como estoy seguro que nadie que lea esta nota ha sufrido, pero lo acepta con la dignidad de quien sólo ha conocido esa vida. Incluso el tono gutural de su voz mientras recita, estoico, me hace reconsiderar a nuestros jóvenes poetas que declaman versos intrascendentes, sobre los mismos temas de siempre, con una solemnidad ridícula.

mom told me everything that dies someday comes back
dad used to sing it to her in her sleep
so i got drunk and carved it on my chest when i found out he died last week
it’s the memory not the pain that’ll make you weep

Luego de escuchar el Mexico City Midnight unas veinte veces, decidí poner el EP anterior. El estilo es aún más sucio y no hay una historia principal  sólo anécdotas de un grupo de jóvenes perdidos en una ciudad que los rechaza en cada esquina. Las primeras tres canciones narran con apatía lo que ocurre cuando un hombre es derrotado por la vida y pasa los días casi a ciegas, acumulando errores, sin pensar en un futuro que no le pertenece. En la última canción, Black Spring, la vida le cobra esos años de indiferencia. Es impresionante, en poco más de tres minutos su apatía se convierte en una carta de odio ciego y desesperación contra algo que no es la ciudad ni sus amigos ni su vida, porque el mismo autor nunca supo qué odiaba tanto del pueblo donde siempre vivió.

now its juggernaut black
good kid gone bad
everyone dreams under one sky
but god never says hello
only good bye

and where are you now
and where are we
the forgotten children
gods bastard sons

Entonces salió The Devil’s Tree, que al parecer es su EP de despedida, o al menos eso dice en la descripción. El primer track es sobre cómo su padre y su madre se conocieron bajo la sombra de un asesino serial que rondaba las calles de Galveston, el resto parece una reunión de cartas a la gente que conoció antes del tiempo de los últimos dos EP’s, a las mujeres que le rompieron el corazón, a su amigo Mickey y a una chica asesinada mientras salía a correr.
El ultimo track es la historia de Mickey, «una luz silenciosa que siempre ardía», que huyó al este buscando una vida mejor y encontró el más sórdido de los finales felices.

i looked in his eyes saw nothing but fear
our oil stained faces hiding all our tears
and the lines on our palms showed no future
they were just maps of wasted years

Sólo espero que no sea lo último que escuchemos de él, no es que quiera más de estas historias terribles narradas en otro EP, sólo siento que este tipo de poesía es lo que le hace falta a esta generación que trae el cinismo y la apatía como sus estandartes.
Hagan la prueba de escuchar a su banda favorita después de esto, verán que de pronto muy pocas cosas tiene sentido.
Con suerte, Fossil sigue ahí afuera, escribiendo, y la vida aún no lo ha derrotado.

Éste es su bandcamp, donde pueden escuchar todos los EP’s, leer las letras, la descripción de cada disco y hasta comprar su música: http://fossilmusic.bandcamp.com/